CanalBellas

La deconstrucción de la moda: ¿Ya no esperamos a París o a NY para vestinos?

En una era donde las tendencias de moda ya no son dictadas por las pasarelas de París y Nueva York, nos adentramos en el mundo de la moda deconstruida, una revolución estética impulsada por las redes sociales y la individualidad.

La deconstrucción de la moda: ¿Ya no esperamos a París o a NY para vestinos?
Por Equipo CanalPais

En el panorama actual de la moda, estamos presenciando una transformación radical: la moda deconstruida. Esta tendencia, propia de las sociedades postmodernas, se aleja de los paradigmas tradicionales establecidos por capitales de la moda como París y Nueva York. Un estudio de Laura Victoria Díaz Lorenzo, alumna de Sociología, explora este fenómeno como un «caos» estético que se ha infiltrado desde las pasarelas hasta las calles, influenciado por las redes sociales y la democratización del diseño.

La moda más allá de las pasarelas

En el programa «Bellas» de CanalPaís, la influencer de vestuario Carla Valdés, fundadora de la tienda virtual Hembra, compartió su visión sobre esta nueva era de la moda. «No me dejo influir por las tendencias más clásicas», explicó Carla. Esta declaración encapsula el espíritu de la moda actual: un enfoque en la comodidad personal y la autoexpresión. La moda ya no se trata de seguir ciegamente lo que dictan las grandes casas de moda, sino de encontrar un estilo que resuene con la individualidad de cada persona.

La investigación de Díaz Lorenzo destaca cómo las redes sociales han jugado un papel crucial en este cambio. Las plataformas digitales han conectado a comunidades globales, permitiendo que las tendencias se propaguen y evolucionen más allá de las fronteras geográficas. Ahora, las tendencias nacen y mueren en el ciberespacio, influyendo en las decisiones de moda de las personas en tiempo real.

El papel de la estética en la moda actual

La estética deconstruida de la moda refleja un cambio social profundo. Se ha movido más allá de la estratificación y ha adoptado una forma más inclusiva y personal. «La moda refleja el gusto de una época, los valores y las opiniones dominantes», dice Díaz Lorenzo en su estudio. En esta nueva era, la moda es un reflejo de la diversidad y la libertad de expresión.

En conclusión, la moda deconstruida es un testimonio de nuestra época: una era de expresión individual y creatividad sin límites. Ya no esperamos a que París o Nueva York nos digan cómo vestir. En su lugar, nos vestimos para gustarnos a nosotros mismos, encontrando comodidad y estilo en nuestra propia piel. La moda ahora es un diálogo abierto, una conversación global que celebra la singularidad y la autenticidad.